Días atrás estaba probando mi nuevo objetivo de la serie L y para probar nada mejor que buscar dificultades, así que mezclar movimiento, agua y contraluz me pareció un buen ejercicio. Así pues manos a la obra, no me fue difícil encontrar una modelo apropiada para las circunstancias porque Natalia está dispuesta a jugar y reír lo que haga falta.

Unas buenas risas y unas buenas fotos salieron de esa tarde de luz impresionante y de una limpia “golden hour”

La hora de oro, a veces llamada la “hora mágica”, es más o menos la primera hora de luz después de la salida del sol, y la última hora de luz antes de la puesta del sol, aunque la duración exacta varía según las estaciones. En estos momentos el sol está bajo en el cielo, produciendo una luz suave y difusa que es mucho más cálida que el duro sol del mediodía en la que se hacen la mayoría de las fotos.

Este tipo de luz produce menos contraste y reduce las posibilidades de perder partes del tema fotografiado en las sombras fuertes o en las luces intensas. El cálido resplandor agrega una agradable sensación a la escena, y las largas sombras ayudan a recoger los detalles, añadiendo textura y profundidad a la imagen.

Como beneficio adicional, generalmente hay menos personas durante al amanecer y al atardecer que los que hay en otros momentos del día, lo que te da la oportunidad de capturar las imágenes en relativa paz.

jugando con el agua y la luz

jugando con el agua y la luz

Share