Tengo una especial admiración por las fuerzas magnéticas terrestres y hay algunos sitios «especiales» donde estas cosas extrañas suceden y uno de ellos es el Triángulo del Silencio. Sus vértices, tres puntas altas bien visibles rodeadas de agua, el peñón de Ifach en Calpe, la Isla Dragonera al Suroeste de Mallorca y Es Vedrá en el Suroeste de Ibiza.
Cuentan que las brújulas a veces distorsionan su norte navegando por estas aguas, las palomas mensajeras se pierden y no vuelven, se oyen ruidos misteriosos en las noches de profundo silencio y calma chicha, luces que entran y salen del mar, lugar de múltiples avistamientos OVNI y OSNI.
La mas emblemática de las tres «pirámides» es la isla mágica Es Vedra, una pared casi vertical que continúa hacia el fondo con la máxima profundidad de las aguas costeras de Ibiza lo que la convierte en un iceberg de piedra, un lugar fantástico y misterioso, donde estar relajado es muy fácil.
También es notorio que muchas de las historias que se cuentan, surgen de mentes bien «colocadas» que no es lo mismo que bien amuebladas.

Mike Oldfield vivió allí una larga temporada y este islote le sirvió de inspiración para su álbum Voyager y Tubular Bells.