No, no es Kitty Pryde (shadowcat) simplemente está harta de proyectar su sombra y ha decidido ocultarla tras otra mas grande.
Es una cariñosa gata preñada que no soporta el sol de Agosto y busca la sombra desesperadamente, tal es así que me quedé asombrado de su comportamiento.
Venía yo por el pontón de madera del faro de Torrevieja ya de vuelta y la vi en una actitud extraña frotándose la barriga con el lateral de piedra que imagino estaría mas fresco, se puso detrás del poste, a la sombra y se quedó dormida de repente, esa inmediatez me dejó perplejo.
Estuve haciendo varias fotos y solo entreabría los ojitos como dicendo “déjame descansar”. Ni siquiera los trotes fuertes de algunos deportistas que entrenan en este camino de madera al faro y que retumban lo suyo eran capaces de despertarla.

gata preñada a la sombra de 43º

gata preñada a la sombra de 43º

Share